Heliocol México Solar

  • Energía térmica


Energía térmica

La energía solar térmica o energía termosolar consiste en el aprovechamiento de la energía del sol para producir calor para cocinar alimentos o para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua doméstico, ya sea agua caliente sanitaria, calefacción, albercas o para producción de energía mecánica y, a partir de ella, de energía eléctrica. Adicionalmente puede emplearse para alimentar una máquina de refrigeración por absorción, que emplea calor en lugar de electricidad para producir frío con el que se puede acondicionar el aire de los locales.

En cuanto a la generación de agua caliente para usos sanitarios (también llamada "servicios"), hay dos tipos de instalaciones de los comúnmente llamados “calentadores”: los de circuito abierto y los de circuito cerrado. En los primeros, el agua de consumo pasa directamente por los colectores solares. Este sistema reduce costos y es más eficiente (energéticamente hablando), pero presenta problemas en zonas con temperaturas por debajo del punto de congelación del agua, así como en zonas con alta concentración de sales que acaban obstruyendo los paneles.

Los paneles solares térmicos no contaminan.